MoboReader> Horror > La Corporación

   Chapter 17 No.17

La Corporación By JulioMEspinosaJ Characters: 5077

Updated: 2018-03-13 12:01


Levanté mas la lona oscura que la cubría, descubriendo casi todo su cuerpo; se ve tan frágil, sus brazos forman una X en el medio de su pecho, el movimiento de su abdomen al respirar es tan lento que, apenas y se siente. Kristen, le musitó al oído, ella frunce su ce?o suavemente, pero no despierta. Kristen, repito, esta vez un poco más alto. Ella mueva su boca, saca su lengua y se saborea sus labios, pero no despierta. Suspiro y me encorvo, voy a dejarla dormir, me dijo a mí misma, mientras la cubro otra vez.

?Me entrego o no me entrego? Me pregunto. Tal vez me conviene ver hasta dónde me lleva toda esta locura. Ya di el paso y caí al vacio, ahora no me queda otra más, que seguir cayendo y esperar aterrizar sobre un mundo ideal lejos de la corporación.

El umbral de la cueva me invita a salir, me tienta, y yo me entrego, me rindo. Escucho el suave cantar de unas criaturas que revolotean sobre los arboles, que creo que les llaman pájaros. Me quito los zapatos y camino fuera de la cueva. La sensación del mi pie descalzo sobre la arena y el pasto es indescriptible, es como si me reconectara con mi verdadero yo, mi esencia, mi espíritu, siento que el planeta me reclama como suya. He vuelto a vivir.

Peque?as criaturas, de formas y colores extra?os, juegan con mis pies, se suben a ellos, los escalan como monta?as gigantescas. ?Qué son estas cosas? Algunos me pican y me producen rasqui?a, pero no me importa.

La luz del sol me ba?a reanimando mi pálida piel. Su luz brillante y divina, me rodea y

mayor parte de nuestras vidas y exponernos a ella sin protección, puede causar da?os irreparable es nuestros cuerpos, sobre todo si sudamos.

Pues, a mi no me pareció tan peligrosa.

-Ve, y siéntate en la esquina, que te quiero limpiar todo el sudor de tu rostro… ?Debes estar limpia para lo que viene!

Y, ?Qué viene?

-Nuestra libertad, Ainoa, Nuestra libertad… - contestó ella.

Kristen no paró de recriminarme mientras limpiaba mi cara con mucha diligencia y cuidado. Qué no debí haber salido. Qué fue un acto de estupidez salir así. Qué me pudieron haber encontrado las aeronaves de la corporación. Qué pude haber pescado algún tipo de enfermedad por las picaduras de los insectos, etc., etc., etc.… Yo trate de calmarla, pero no pude. Tan pronto terminó de limpiarme la cara, me envió a mi rincón y me dijo que durmiera por el resto del día, pues en la noche caminaríamos mucho hasta llegar a nuestro destino. Y, ?Cuál es nuestro destino? Le pregunté, mientras me acomodaba en mi rincón rocoso.

Free to Download MoboReader
(← Keyboard shortcut) Previous Contents (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Scan the QR code to download MoboReader app.

Back to Top

shares